Blogia
cuadernodenoche / lunas

Luna postrera. Vicente Aleixandre

 

 

La desdecida luna soñolienta.

La que no supe nunca como se llamaba.

Dijo María o Luisa. Reí. Tu nombre es luna.

Luna callada o luna de madera.

Pero luna. Y callóse.

Cómo no, si dormida,

es un pez, un blanco pez limpiado

de todas las memorias, de las espinas tristes,

de su merced doliente. Y duerme

como muerta, en un lago de penas,

pero de penas muy lloradas,

de lágrimas vertidas,

que no son ya dolor, sino agua sola,

agua a solas, sin luces,

como la misma luna muerta.

 

 

 

 

 

De Poemas de la consumación

(Plaza & Janés, Barcelona 1991)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres